Un Ritual lleno de Pasion y Amor

"Te reclamo como mi compañera. Te pertenezco. Te ofrezco mi vida. Te doy mi protección, mi fidelidad, mi corazón, mi alma y mi cuerpo. Tu vida, tu felicidad y tu bienestar serán lo más preciado y estarán por encima de todo siempre. Eres mi compañera, unida a mí para toda la eternidad y siempre bajo mi cuidado”



sábado, 1 de diciembre de 2012

Tormenta Oscura/Capitulo 1 2


Capítulo 1

Traducido por Achlys
Corregido por Maia

— Puedo vivir en un barco pequeño sin privacidad durante siete largos días, que el sol me convierta en chica langosta, y los mosquitos disfruten conmigo, realmente puedo, — informó Riley Parker a su madre. — Pero te lo juro, si me entero de otro reclamo o insinuación sexual desagradable del señor Soy-Tan-Caliente-Que-Toda-Mujer-Quisiera-Estar-Debajo-De-Mí, voy a tirar al idiota por la borda. Su constante lamida de labios y decir que le gusta la idea de la madre y la hija me da escalofríos.

Riley lanzó una mirada de odio puro a Don Weston, el idiota molesto en cuestión. Había conocido a un montón de cerdos narcisistas mientras obtenía su doctorado en lingüística, y unos cuantos más entre los profesores de la Universidad de California, Berkeley, donde ahora enseñaba, pero este se llevaba los honores. Era un gran hombre tosco, de hombros anchos, un pecho de barril y una actitud de superioridad que irritaba a Riley. Incluso si ella no estuviera ya tanto al borde, la presencia de ese hombre horrible podría hacerlo. Peor aún, su madre estaba muy frágil en este momento, por lo que Riley era extremadamente protectora con ella, y sus constantes insinuaciones sexuales y chistes sucios alrededor de su madre le daban ganas de simplemente empujarlo al agua.
Annabel Parker, una horticultora de renombre famosa por sus esfuerzos por restablecer miles de hectáreas que la selva tropical brasileña perdidos en la deforestación, miró a su hija, abriendo y cerrando los ojos marrones oscuros y la boca, obviamente con ganas de sonreír.
— Desafortunadamente, cariño, estamos en territorio de pirañas.
— Ese es el punto, mamá. — Riley echó otra mirada punzante en dirección a Weston.
El único beneficio de la presencia del hombre horrible era que planear su muerte le daba algo en qué concentrarse que no fuera en los escalofríos que lentamente se extendían por todo su cuerpo y hacían que el pelo en la parte posterior de su cuello se levantara.
Ella y su madre hacían este viaje por el Amazonas una vez cada cinco años, pero este año, desde el momento en que había llegado a la aldea para encontrar a su guía habitual, Riley sintió como si una nube negra se cerniera sobre el viaje. Incluso ahora, un peso extraño, un aura de peligro, parecía estar siguiendo el río. Se había esforzado por encogerse de hombros, pero el sentimiento ominoso persistía con un peso presionándola, unos escalofríos arrastrándose por su espina dorsal y unas sospechas desagradables que la mantenían despierta por la noche.
— Tal vez si accidentalmente le cortara la mano cuando camine por la borda... — continuó con una sonrisa oscura. Sus estudiantes podrían haberle advertido al hombre que tuviera cuidado cuando ella sonreía así. Nunca era un buen presagio. La sonrisa se desvaneció un poco, sin embargo, cuando miró hacia el agua turbia y vio un pez plateado nadando alrededor del barco. ¿Estaban sus ojos haciéndole una jugarreta? Casi parecía como si la piraña siguiera el barco. Pero, las pirañas no seguían los barcos. Ellas se ocupaban de sus asuntos.
Echó un vistazo al guía que murmuraba a los dos porteros, Raúl y Capa, haciendo caso omiso de sus acusaciones, muy lejos de los familiares aldeanos que por lo general las llevaban río arriba. Los tres parecían muy incómodos, ya que continuamente estudiaban el agua. Ellos, también, parecían un poco más alarmados de lo habitual por haber sido rodeados por un enjambre de pescados plateados. Ella estaba haciéndose la tonta. Había hecho este mismo viaje muchas veces para estar espantada por la fauna local. Su imaginación estaba trabajando horas extras. Aun así... la piraña parecía estar alrededor del barco, pero no pudo ver un destello de plata en las aguas que la rodeaban, moviéndose delante de ellos.
— Niña despiadada, — la regañó Annabel con una pequeña risa, llamando la atención de Riley de nuevo ante la presencia agravante de Don Weston.
— Es la forma en que nos mira, — se quejó Riley. La humedad era tanta que la camisa que Riley llevaba se aferraba a ella como una segunda piel. Ella tenía curvas, y no estaba para esconderlas. No se atrevía a elevar sus manos para levantar el grueso pelo, trenzado de la parte posterior de su cuello porque él pensaria que lo estaba tentando deliberadamente. — Yo realmente, realmente, quiero golpear a ese zoquete. Se queda mirando mis pechos como si nunca hubiera visto un par, lo que es bastante malo, pero cuando se queda mirando los tuyos…
— Tal vez nunca ha visto pechos, querida, — dijo Annabel suavemente.
Riley trató de ahogar la risa. Su madre podría arruinar a un buen loco perfectamente bien con su sentido del humor. — Bueno, si no lo ha hecho, es por una buena razón. Es repugnante.
Detrás de ellos, Don Weston se dio una palmada en el cuello y susurró con una respiración lenta y enojada. — Malditos insectos. Mack, ¿dónde demonios está el insecticida?
Riley suprimió un parpadeo. En lo que a ella concernía, Don Weston y los otros dos ingenieros con él estaban mintiendo, al menos dos de los tres lo estaban. Afirmaron que sabían lo que estaban haciendo en el bosque, pero estaba claro que ni Weston ni Mack Shelton, su constante compañero, tenían idea. Ella y su madre habían tratado de decirle a Weston y sus amigos que su preciado repelente de insectos no haría ningún bien. Los hombres sudaban profusamente, lavando el repelente de insectos más rápido de lo que podían aplicarlo y quedaba la sensación pegajosa y la comezón. Rascarse agravaba más la picazón e invitaba a la infección. La más pequeña herida podía infectarse rápidamente en la selva tropical.
Shelton, un hombre compacto con piel caoba quemada y músculos ondulantes, dio un manotazo a su propio cuello y pecho, murmurando obscenidades. — Lo arrojaste por la borda, gran bastardo, después de utilizar el último.
Shelton era un poco más amigable que los otros dos ingenieros y no tan desagradable como Weston, pero en vez de hacer que Riley se sintiera más segura, su proximidad en realidad la hacía picar la piel. Tal vez era porque la sonrisa nunca llegaba a sus ojos. Y porque él observaba a todos y todo a bordo. Riley tenía la sensación de que Weston subestimaba al otro hombre. Era evidente que Weston se creía a cargo de su expedición minera, pero nadie estaba dando órdenes a Shelton.
— No deberíamos haber venido con ellos, — le murmuró Riley a su madre, manteniendo la voz baja. Normalmente, Riley y su madre hacían el viaje al volcán solas, pero cuando habían llegado a la aldea, encontraron a su guía habitual demasiado enfermo para viajar. Solas en el medio del Amazonas, sin guía que las acompañara a su destino, ella y su madre decidieron formar un equipo con otros tres grupos de viaje río arriba.
Weston y sus dos ingenieros de minas habían sido compañeros en la aldea preparando un viaje al borde de los Andes en Perú, en busca de posibles nuevas minas para la empresa en la que trabajaban. Dos hombres investigando una planta supuestamente extinta que habían llegado de Europa en busca de un guía para subir también a una montaña en los Andes. Un arqueólogo y sus dos estudiantes de posgrado se dirigían a los Andes en busca de la ciudad perdida del Pueblo de las Nubes, los Chachapoyas, siguiendo los rumores. Todos ellos habían decidido poner en común sus recursos y viajar río arriba juntos. La idea pareció lógica en su momento, pero ahora, con una semana de viaje, Riley sinceramente se arrepentía de la decisión.
Dos de los guías, el arqueólogo, sus estudiantes y los tres porteros estaban en la barca justo por delante de ellos con una buena cantidad de los suministros. Annabel, Riley, los investigadores y los tres ingenieros de minas se encontraban en el segundo bote con uno de sus guías, Pedro, y dos porteros, Capa y Raúl.
Atrapada en el barco con ocho extraños, Riley no se sentía segura. Deseó estar ya a medio camino de la montaña, donde el plan era ir por caminos separados, cada uno con su propio guía.
Annabel se encogió de hombros. — Es un poco tarde para pensarlo dos veces. Hemos tomado la decisión de viajar juntos y nos quedamos con esta gente. Vamos a sacar lo mejor de esto.
Esa era su madre, siempre la calma en su rostro aminoraba una tormenta cervecera. Riley no era psíquica, pero no le tomaba mucho predecir que un problema se avecinaba. Ese sentimiento estaba creciendo con cada hora que pasaba. Miró a su madre. Como de costumbre, parecía serena. Riley se sintió un poco tonta diciendo que estaba preocupada cuando Annabel tenía muchas otras cosas en su mente.
Aún discutiendo sobre el repelente de insectos descartado, Weston apuntó a Shelton con el dedo. — La lata estaba vacía. Debe haber más.
— No estaba vacía, — le corrigió Shelton, con disgusto en su voz. — Sólo querías tirar algo al caimán.
— Y tu objetivo era tan malo como tu boca, — intervino el tercer ingeniero, Ben Charger. Ben era el más tranquilo de todos. Nunca dejaba de mirar a su alrededor con ojos inquietos. Riley no había pensado absolutamente nada acerca de él. Él era el más común de los tres ingenieros. Era de estatura y peso medio, un rostro que nadie notaría. Se mezclaba, y tal vez eso la hacía sentirse incómoda. Nada en él destacaba. Se movía en silencio y parecía surgir simplemente de la nada, y observaba todo y a todos, como si estuviera esperando problemas. Ella no creía que él fuera un socio de Weston y Shelton. Los otros se habían pegado y obviamente había conocido uno de los otros durante algún tiempo. Charger parecía ser un solitario. Riley no creía siquiera que a él le gustara alguno de los otros dos hombres.
Hacia la orilla izquierda, su ojo capturó una nube blanca, moviéndose rápidamente, a veces iridiscente, a veces de un color nacarado cuando las nubes se mezclaban entre sí, formando un manto de insectos vivos.
— Vete a la mierda, Charger, — replicó Weston.
— Cuida tu boca, — aconsejó Charger, con voz muy baja.
Weston realmente dio un paso atrás, su rostro palideció un poco. Echó un vistazo alrededor del barco, su mirada se decidió por Riley, a quien atrapó mirándolo.
—  ¿Por qué no vienes aquí, o mejor aún, Mami ven aquí y lame mi sudor? Tal vez eso ayude. — Extendió su lengua hacia ella, probablemente con la esperanza de verse sexy, pero la boca se le llenó de bichos y acabó tosiendo y soltando juramentos.
Por un momento terrible, cuando llamó a su madre "Mami" e hizo su grosera sugerencia, Riley pensó que podría arrojarse sobre él y realmente empujarlo por la borda. Pero entonces, con una risita de su madre, su ira se había ido, su lamentable sentido del humor pateado. Ella se echó a reír. —  ¿En serio? ¿Eres realmente tan arrogante que no sabes que prefiero lamer el sudor de un mono? Eres tan ordinario.
Por el rabillo del ojo, vio la nube nacarada de insectos cada vez más cerca, cada vez más a medida que avanzaban en formación sobre el agua. El estómago le dio un pequeño tirón de miedo. Ella forzosamente no era de las que asustaban fácilmente, ni siquiera cuando había sido niña.
Weston miró de reojo hacia ella. — Me doy cuenta cuando una mujer me quiere, y nena, no puedes quitarme la vista de encima. ¡Mira tu ropa! Estás presumiendo para mí. — Él movió su lengua hacia ella otra vez, moviéndola hacia todos lados como una serpiente.
— Déjala en paz de una maldita vez, Weston, — espetó Jubal Sanders, la impaciencia resaltando en su voz. —  ¿Nunca te cansas del sonido de tu voz?
Uno de los dos hombres que investigaban las plantas, Jubal no parecía ser un hombre que pasara mucho tiempo en un laboratorio. Se veía muy en forma y no había duda de que era un hombre acostumbrado a una vida dura, al aire libre. Se comportaba con absoluta confianza y se movía como un hombre seguro de sí mismo.
Su compañero de viaje, Gary Jansen, parecía más rata de laboratorio, más bajo y delgado, aunque más musculoso de lo que Riley había observado. Era muy fuerte. Llevaba gafas de lectura de montura negra, pero parecía tan adepto al aire libre como Jubal. Los dos se mantuvieron estrictamente juntos al inicio del viaje, pero en algún momento del cuarto día, Jubal se volvió un poco en el protector de las mujeres, manteniéndose cerca cada vez que los ingenieros estaban alrededor. Hablaba poco, pero no se perdía nada.
Aunque alguna otra mujer podría estar halagada por su protección, Riley no estaba dispuesta a confiar en un hombre que supuestamente hacía su vida en un laboratorio, pero se movía con la gracia fluida de un luchador. Tanto él como Gary claramente portaban armas. Estaban tramando algo, y fuera lo que fuera, Riley y su madre tenían suficientes problemas propios y no necesitaban involucrarse en los de cualquier otra persona.
— No te hagas el héroe, — le espetó Weston a Jubal, — eso no te va a conseguir a la chica. — Le hizo un guiño a Riley. — Ella está buscando a un hombre de verdad.
Riley sintió que otra oleada de ira la recorría y se giró para mirar a Weston, pero su madre puso una mano sobre ella suavemente, conteniendo su mano e inclinando su cabeza para susurrarle.
— No te preocupes, cariño. Se siente como un pez fuera del agua aquí.
Riley tomó aliento. A estas alturas, no iba a recurrir a la violencia por el acoso sexual sin  importar cuán imbécil fuera el hombre. Podía ignorar a Don Weston hasta que se fueran por caminos separados.
— Pensé que iba a ser más experimentado, — respondió Riley a su madre, con su voz igual de suave. — Ellos dicen ser ingenieros de minas que han estado en los Andes incontables veces, pero apuesto a que volaban sobre los picos y pidieron ir a la selva tropical. Es probable que no tengan nada que ver con la minería.
Su madre le dio un rápido movimiento de acuerdo, el calor encendiendo sus ojos igual. — Si creen que esto es malo, espera hasta que lleguemos a la selva. Van a caer de sus hamacas y olvidarse de comprobar cada mañana si hay insectos venenosos arrastrándose por sus botas.
Riley no pudo evitar sonreír ante la idea. Los tres ingenieros eran supuestamente de una empresa privada que buscaba minas potenciales en los Andes, rica en minerales. Podía ver que ninguno de ellos estaba muy versados en los caminos de la selva tropical, y seguro que no le tenían mucho respeto a sus guías. Los tres se quejaban, pero Weston era el peor y más ofensivo con sus constantes insinuaciones sexuales. Pasaba mucho tiempo gruñéndole a los guías y los porteadores como si fueran siervos cuando no se quejaba ni miraba de reojo a ella y a su madre.
— Te crié lejos de aquí, Riley. Los hombres en algunos países tienen una filosofía diferente a las mujeres. No se nos considera su igual. Está claro que ha sido llevado a creer que las mujeres son objetos, y debido a que hemos llegado hasta aquí solas, sin escolta de una docena de miembros de la familia, piensan que somos fáciles. — Annabel se encogió de hombros, pero perdió el humor tenue y sus ojos oscuros se volvieron muy sombríos. — Mantén muy cerca la daga, cariño, sólo para estar segura. Sabes cómo manejarte.
Riley se estremeció. Era la primera vez que Annabel indicaba que ella pensaba que algo andaba mal también. Eso trasladó las fantasiosas nociones caprichosas de Riley hacia el ridículo reino de la realidad. Su madre estaba siempre tranquila, siempre era práctica. Si pensaba que algo estaba mal, entonces lo estaba.
Un pájaro sonó en el bosque en la orilla del río, el ruido viajó claramente a través del agua. Para sacar a su madre de su estado de ánimo de repente turbado, Riley hizo bocina con las manos alrededor de su boca y repitió la llamada. No obtuvo la risa encantada que había esperado, pero su madre le dio una sonrisa y le acarició la mano.
— Es totalmente extraño que puedas hacer eso. — Don Weston había dejado de golpear a los bichos y ahora la miraba como si fuera algo de la  feria de carnaval. — ¿Puedes imitar cualquier cosa?
A pesar de su disgusto por el hombre, Riley se encogió de hombros. — La mayoría de las cosas. Algunas personas tienen memoria fotográfica que les permiten recordar todo lo que ve o lee. Yo lo diría que tengo memoria "fonográfica". Puedo recordar y repetir prácticamente cualquier sonido que oigo. Esa es una de las razones por las que entré en la lingüística.
— Ese es un gran talento, — comentó Gary Jansen.
— ¿No es cierto? — Annabel deslizó un brazo alrededor de la cintura de Riley. — Cuando era pequeña, solía imitar a los grillos en el interior de la casa sólo para verme volver loca tratando de encontrarlos. Y que el cielo ayudara a su padre si él se equivocaba y usaba un lenguaje que no debía delante de ella. Podía repetirlo perfectamente, hasta el tono de su voz.
El corazón de Riley sintió el dolor y el amor en el tono de su madre. Ella forzó una risita. — También era buena imitando a mis maestros, con los que no estaba particularmente encariñada, — ofreció ella con una pequeña sonrisa, traviesa. — Podía llamar de la escuela y decirle a mamá la estudiante maravillosa que era. — Ahora su madre se rió, y el sonido llenó a Riley de alivio.
Para Riley, Annabel era hermosa. Era de mediana estatura, delgada, con el pelo oscuro ondulado y ojos oscuros, la piel impecable de los españoles y una sonrisa que hacía que todos a su alrededor tuvieran ganas de sonreír. Riley era mucho más alta, conun pelo negro azulado que crecía casi todas las noches, no importaba cuántas veces se lo cortara. Tenía curvas, pómulos altos y la piel pálida, casi traslúcida. Sus ojos eran grandes y el color era casi imposible de definir, verde, marrón, oro florentino. Su madre siempre decía que era un retroceso a un antepasado muerto hace mucho tiempo.
Según su conocimiento, su madre nunca había estado enferma ni un día en su vida. No tenía arrugas, y Riley nunca había visto ni una cana en su cabeza. Pero ahora, por primera vez, Riley vio la vulnerabilidad en los ojos de su madre, y era tan inquietante como el crujido en el aire señalando una tormenta que se avecinaba. El padre de Riley había muerto hacía sólo dos semanas, y en su familia, un esposo y una esposa rara vez vivían por mucho tiempo el uno sin el otro. Riley estaba decidida a quedarse cerca de su madre. Ya podía sentir a Annabel alejándose, más desanimada cada día, pero Riley estaba decidida a no perderla. Ni por la pena, y no por lo que las estaba cazando en este viaje.

***

Temprano por la mañana había visto lo último del río principal, los dos barcos estaban viajando ahora por un afluente hacia su destino. En las aguas de juncos ahogados, los insectos siempre presentes estaban empeorando por momentos. Nubes de insectos continuamente los asaltaban. Más cuando iban hacia el barco como si olfatearan sangre fresca. Weston y Shelton ambos entraron en un frenesí de maldecir y golpearse la piel expuesta, a pesar de que recordaban mantener la boca bien cerrada después de haber comido un bocado de bichos. Ben Charger y los dos investigadores soportaban estoicamente los insectos, siguiendo el ejemplo de su guía y los porteros.
La gente local no se molesta en golpear a los insectos cuando la nube nacarada descendía en masa. Riley podía ver el barco adelante y que estaban incluso más cerca de la orilla, sin embargo, por lo que sabía, los insectos no habían atacado a nadie a bordo. Detrás de ella, Annabel dejó escapar un suave grito de sobresalto. Riley se dio la vuelta para encontrar a su madre completamente envuelta en la nube de insectos. Habían abandonado a todos los demás y cada centímetro del cuerpo de Annabel estaba cubierto con lo que parecía ser pequeñas escamas de nieve en movimiento.
La Manta Blanca[1]. Mosquitos diminutos. Algunos los nombraban mosquitos diminutos. Riley nunca los había investigado, pero sin duda había sentido sus picaduras. Ellos brillaban como el fuego y después, la picazón te volvía loco. Una vez mordido y abierto, los pequeños bocados se convertían en una invitación para la infección. Cogió una manta de la silla de tabla plana y la arrojó sobre su madre, tratando de aplastar los pequeños insectos tirándose ella y su madre al suelo de la embarcación, rodando como si estuviera apagando un incendio.
— Sal de arriba de ella, — le dijo Gary Jansen. — No vas a quitárselos de esa manera.
Se agachó junto a Annabel y tiró de la manta. Annabel rodó hacia atrás y adelante, con las manos cubriéndose el rostro, los insectos pegados a cada pedacito de piel expuesta, aferrados a su pelo y la ropa. Muchos estaban destrozados por los esfuerzos de Riley. Ella siguió dándoles manotazos, tratando de salvar a su madre de las picaduras posteriores.
Jubal cogió un cubo de agua y lo arrojó sobre Annabel, rozando a los insectos para sacarlos de ella. Los porteros agregaron inmediatamente baldes de agua, rociando una y otra vez, mientras que Gary, Jubal y Riley raspaban los insectos empapados con la manta. Ben finalmente se agachó junto a ella y la ayudó a recoger los bichos de su piel.
Annabel se estremeció violentamente, pero no emitió ningún sonido. Su piel se volvió rojo brillante, cuando un millar de diminutos pedazos crecieron hasta convertirse en ampollas ardientes. Gary hurgó en un bolso que llevaba y sacó un pequeño frasco. Comenzó a echar el líquido transparente sobre las picaduras. No era un trabajo pequeño, ya que había muchas. Jubal agarró las manos de Annabel de tal modo que no pudiera rascarse la comezón desesperante que se extendía como ondas por todo su cuerpo.
Riley agarró la mano de su madre con fuerza, murmurando tonterías. Sus sospechas anteriores volvieron con fuerza a la vida. Los mosquitos diminutos habían ido directamente a su madre. No había nadie más en sintonía con la selva tropical que Annabel. Las plantas crecían abundantes y frondosas a su alrededor. Ella les susurraba y estas parecían susurrarle de regreso, abrazándola como si fuera la Madre Tierra. Cuando su madre caminaba por el patio trasero de su casa en California, Riley estaba bastante segura de que podía ver las plantas crecer justo en frente de ella. Pero si el bosque empezaba a atacarla, algo estaba terriblemente mal.
Annabel tomó la mano de Riley con fuerza mientras los dos investigadores la levantaban en pie y la ayudaban a caminar hacia su dormitorio privado realizado por hojas y redes colgadas a través de cuerdas finas.
— Gracias, — dijo Riley a los dos hombres. Ella era muy consciente del silencio de asombro en la cubierta. No fue la única en notar que los bichos blancos habían atacado a su madre y a nadie más después de su enjambre inicial. Incluso desde su cuerpo habían luchado por quedarse ahí y se habían arrastrado hacia ella como si estuvieran programados para hacerlo.
— Utiliza este en las picaduras, — dijo Gary Jansen. — Puedo hacer un poco más una vez que estemos en el bosque si se agota. Los mantendrá alejados.
Riley tomó el frasco. Los dos hombres intercambiaron una mirada por encima de su cabeza y su corazón saltó. Ellos sabían algo. Esa mirada fue significativa. Profunda. Sintió el miedo en la boca y rápidamente desvió la mirada, asintiendo.
Annabel intentó una sonrisa a medias y murmuró su agradecimiento cuando los dos hombres se volvieron a ir, dándoles privacidad a las mujeres para encontrar picaduras debajo de la ropa.
— Mamá, ¿estás bien? — preguntó Riley, el momento en que estuvieron solas.
Annabel le apretó la mano con fuerza. — Escúchame, Riley. No hagas preguntas. No importa lo que pase, incluso si algo me sucede, debes ir a la montaña y completar el ritual. Conoces cada palabra, cada movimiento. Lleva a cabo el ritual tal y como lo has aprendido. Sentirás a la tierra moverse a través de ti y...
— Nada va a pasarte, mamá, — protestó Riley. El miedo estaba dando paso a puro terror. Los ojos de su madre reflejaban una cierta agitación interior, un conocimiento innato de un peligro que ella conocía y que Riley se estaba perdiendo, una vulnerabilidad terrible que nunca había estado allí antes. Ninguna de las parejas casadas en su familia alguna vez habían sobrevivido a la pérdida de un cónyuge, pero Riley decidió que su madre sería la excepción. Ella había estado observando a su madre como un halcón desde que su padre, Daniel Parker, murió en el hospital después de un ataque al corazón. Annabel había estado de duelo, pero no pareció desanimada o fatalista hasta ahora. — Deja de hablar así, me estás asustando.
Annabel luchó por sentarse. — Te voy a dar la información necesaria, Riley. Al igual que mi madre me la dio. Y su madre antes que ella. Si no puedo ir a la montaña, la carga recae sobre ti. Eres parte de un antiguo linaje, y se nos ha dado una tarea que ha pasado de madre a hija durante siglos. Mi madre me llevó a la montaña, al igual que su madre la llevó. Te lo explicaré. Tú eres una criatura del bosque nuboso, Riley, naciste allí como yo. Sacaste tu primer aliento en esa montaña. Lo tomaste en tus pulmones y, con ello, el bosque y todo lo que surge a la vida, las cosas crecen.
Annabel se estremeció de nuevo y cogió el frasco que Riley sostenía. Con manos temblorosas, abrió ​​su camisa para revelar los mosquitos minúsculos que se aferraban a su estómago, rozándolo con los dedos temblorosos para sacarlos. Riley tomó el frasco y empezó a untar el gel calmante sobre las picaduras.
— Cuando mi madre me decía estas cosas, yo pensaba que estaba siendo dramática y me burlaba de ella, — continuó Annabel. — Oh, no a la cara, por supuesto, pero creía que ella era vieja y supersticiosa. Había oído las historias de las montañas. Vivíamos en el Perú y algunas de las personas mayores en nuestro pueblo todavía susurraban sobre el gran mal que vino antes que los incas y que no podía ser expulsado, ni siquiera por sus guerreros más feroces. Historias terribles y aterradoras transmitidas por generaciones. Pensé que las historias se habían transmitido principalmente para asustar a los niños y evitar que fueran demasiado lejos de la protección de la aldea, pero lo aprendí mejor después de que muriera mi madre. Algo está ahí, Riley, en la montaña. Algo malo, y es nuestro trabajo contenerlo.
Riley quería creer que su madre estaba delirando de dolor, pero sus ojos estaban muy estables, con miedo. Annabel creía cada palabra que decía, y su madre no era dada a la fantasía. Más para tranquilizar su madre que por realmente creer la tontería de que algún mal estuviera atrapado dentro de una montaña, Riley asintió.
— Vas a estar bien, — aseguró. — Hemos sido mordidos por la Manta Blanca en viajes anteriores. Ellos no son venenosos. Nada te va a pasar, mamá. — Ella tenía que decir las palabras en voz alta, necesitando que sonaran verdaderas. — Esto fue sólo un acontecimiento extraño. Sabemos que cualquier cosa puede suceder en la selva...
— No, Riley. — Annabel arrebató la mano de su hija y la sostuvo fuertemente. — Todos los retrasos... todos los problemas desde que  llegamos... algo está pasando. El mal en la montaña está deliberadamente tratando de reducir la velocidad. Se encuentra cerca de la superficie y está orquestando accidentes y enfermedades. Tenemos que ser realistas, Riley. — Su cuerpo se estremeció de nuevo.
Riley alcanzó su mochila y sacó un paquete de pastillas.
— Antihistamínicos, mamá, toma un par de ellos. Probablemente vas a dormirte, pero al menos la comezón se detendrá por un tiempo.
Annabel asintió y se tragó las píldoras, arrastrándolas con agua.
— No confíes en nadie, Riley. Cualquiera de estas personas puede ser nuestro enemigo. Debemos seguir nuestro propio camino tan pronto como sea posible
Riley se mordió el labio, absteniéndose de decir nada en absoluto. Necesitaba tiempo para pensar. Tenía veinticinco años y había estado en los Andes en cuatro ocasiones, sin incluir cuando nació en el bosque nuboso. Este era el quinto viaje que ella recordaba. La caminata por la selva había sido agotadora, pero nunca se había sentido aterrorizada como estaba ahora. Ya era demasiado tarde para echarse atrás y por lo que dijo su madre, no era una opción. Tenía que dejar descansar a su madre, y luego tenían que hablar. Ella tenía que aprender mucho más sobre el porqué de su viaje a los Andes.
Dejó caer la mochila en su lugar tan pronto como su madre pareció estar a la deriva y salió a la cubierta. Raúl, el portero, la miró y desvió rápidamente lejos la mirada, claramente incómodo con la presencia de ambas mujeres. La piel de gallina se levantó en sus brazos. Se los frotó, volviendo a caminar a lo largo de la barandilla para tratar de poner distancia entre ella y el resto de los pasajeros. Sólo necesitaba un poco de espacio.
No había espacio suficiente a bordo del barco para encontrar un rincón tranquilo. Jubal y Gary, los dos investigadores, se sentaron juntos en uno de los pocos lugares aislados y, a juzgar por la expresión de sus rostros, no estaban muy contentos. Ella les dio un amplio rodeo, pero al hacerlo terminó al lado de Ben Charger, el tercer ingeniero, del que ella no estaba muy decidida. Él era siempre cortés con las mujeres y, como Jubal y Gary, parecía estar desarrollando una sentido de protección hacia ellas.
Ben le hizo un gesto con la cabeza. —  ¿Tu madre está bien?
Riley le dedicó una sonrisa vacilante. — Creo que sí. Le di un antihistamínico. Esperemos que entre eso y el gel que Gary nos dio, el picor no la vuelva loca. Esos son bichitos muy desagradables.
— Ella debía haber estado usando algo que les atrajera, — aventuró Ben, medio afirmando, medio preguntando. — ¿Tal vez un perfume?
Riley sabía que su madre nunca usaba perfume, pero era una buena explicación. Ella asintió lentamente. — No había pensado en eso. El ataque fue tan extraño.
Ben miró su cara atentamente, sus ojos vigilantes, se encontraron con su mirada inquietante. — He oído que tú y tu madre han venido aquí antes. ¿Nada de esto les había pasado?
Riley negó, agradecida de poder decir la verdad. — Nunca.
— ¿Por qué tú y tu madre vienen a un lugar tan peligroso? — preguntó Ben con curiosidad. Una vez más él no se inmutó, ni apartó los ojos de la cara. La miraba con los ojos de un interrogador. — Es de mi conocimiento que incluso las guías no habían viajado a esta montaña. Ellos tuvieron que obtener la información de un par de otros en el pueblo. Parece un destino tan extraño para dos mujeres. No hay ningún pueblo en la montaña, por lo que no están aquí por la lingüística.
Riley le dio una sonrisa vaga. — El trabajo de mi madre como una horticultora y el abogar por la protección de los bosques tropicales nos lleva a  muchos lugares. Pero también venimos aquí porque somos descendientes del Pueblo de las Nubes y mi madre quiere que aprenda todo lo posible para que la gente no se olvide. — Ella apretó los labios y puso una mano defensiva en su garganta. — Eso es lo que significa. Me encanta la selva tropical, y disfrutar de los paseos con mi madre. Yo en realidad nací en el bosque nuboso, así que creo que mi madre pensó que sería una buena tradición que seguir adelante, viniendo cada pocos años. — Ella miró hacia el guía y bajó la voz. — No estábamos seguras de que estos hombres realmente conocieran el camino, por eso pensamos que sería más seguro viajar con todos ustedes.
— Yo nunca he estado, — admitió Ben. — He viajado por muchos bosques tropicales, pero no por esta montaña en particular. No sé por qué Don dijo que todos habíamos estado aquí antes. Le gusta pensar que lo sabe todo acerca de todo. ¿Es el bosque tan peligroso como todo el mundo dice?
Riley asintió. — Muy pocas personas han viajado alguna vez a este pico. Es un volcán y, aunque no ha entrado en erupción en más de quinientos años, a veces sospecho que está despertando, aunque en su mayoría debido a la forma en que los lugareños hablan de ello. Hay una pequeña historia transmitida a través de las diversas tribus locales sobre la montaña, así que la mayoría la evita. Es realmente difícil encontrar un guía dispuesto a viajar hacia la misma. — Ella frunció el ceño.— En verdad, tienes una sensación desagradable. Te encuentras cada vez más incómodo cuanto más alto se sube.
Ben se pasó las manos por el pelo, casi como si estuviera nervioso. — Este lado entero de la selva parece infestado de leyendas y mitos. Nadie quiere hablar de ellos a los forasteros, y todos ellos parecen implicar una criatura que se alimenta de la vida y la sangre de los vivos.
Riley se encogió de hombros. — Eso es comprensible. Prácticamente todo en la selva tropical tiene que ver con la sangre. He oído los rumores, por supuesto, y nuestro guía nos dijo que no fueron los Incas los que destruyeron al Pueblo de las Nubes, o los españoles. Los lugareños y los descendientes susurran de un gran mal que asesinaba durante la noche, chupándoles la vida y haciendo que las familias se volvieran unas contra otras. Los Hombres de las Nubes eran feroces en la batalla y suaves en su vida en el hogar, pero supuestamente sucumbieron uno por uno o huyeron de la aldea, de los Incas. Cuando los Incas llegaron a conquistar los pueblos de los bosques, al parecer la mayoría de los guerreros ya estaban muertos. Se rumorea que los Incas sufrieron la misma suerte que los muertos por el mal merodeador. Sus bravos guerreros murieron en primer lugar.
— Eso no está en los libros de historia, — dijo Ben.
Sin embargo, tenía la sensación de que no estaba sorprendido, de que él había oído la versión susurrada. Había muchas historias más, por supuesto, cada una más aterradoras que la otra. Los cuentos de las víctimas sin sangre y las torturas y los horrores que habían sufrido antes de ser asesinados.
—  ¿Estás hablando de vampiros?
Ella parpadeó. Había deslizado esa pregunta en forma casual. Demasiada casualidad. Ben Charger tenía una agenda más allá de la minería para viajar a la región apenas explorada. ¿Viejas leyendas? ¿Podría él querer escribir? Cualesquiera que fueran sus razones, Riley estaba segura de que no tenían nada que ver con la minería. Ella frunció el ceño, pensando. ¿Podría la entidad maligna ser un vampiro? El mito del vampiro parecía haber existido en todas las culturas antiguas.
— Honestamente, no tengo ni idea. Nunca he oído hablar de que a la entidad se le llamara vampiro, pero las lenguas han cambiado tanto en los últimos años, se pierde un poco en la traducción. Supongo que es posible. Los murciélagos juegan un papel importante en la cultura Inca y entre los Chachapoyas también. Por lo menos sobre la base de lo poco que mi mamá me dijo y de lo que he logrado aprender por mi cuenta. No hay mucho para seguir adelante.
— Fascinante, — dijo Ben. — Si tenemos la oportunidad, me gustaría oír más. Me parecen culturas interesantes, y aquí, en esta parte de la selva, las tribus y las historias parecen estar envueltas en un halo de misterio, lo que me intriga aún más. Tengo un poco de escritor aficionado y aprovecho cualquier oportunidad de explorar una nueva región para aprender lo más que pueda acerca de los mitos antiguos. Me parece que no importa a dónde vaya, ciertas criaturas legendarias se han infiltrado en las culturas de todo el mundo. Es intrigante.
Por un suave sonido, Riley se volvió a encontrar para a su madre de pie cerca. Annabel estuvo vigilante por un momento, con su rostro hinchado por la picaduras, con los ojos atentos y muy sospechosos sobre Ben. Riley la miró con sorpresa. Su madre era la más abierta y afable mujer que Riley había tenido alrededor. No tenía un gramo de sospecha en su cuerpo. Como regla compartía información, estaba a gusto con todos, y la mayoría de la gente gravitaba hacia ella. Riley siempre se sentía protectora hacia su madre porque ella era muy confiada en lo que Riley no lo era.
Annabel parpadeó y la mirada de sospecha se había ido, dejando a su madre simplemente mirando a Ben. Riley se sentía un poco como si su mundo diera vueltas. Nada, nadie, ni siquiera su madre, le resultaba familiar. — Debes estar en reposo, mamá. Muchas mordeduras pueden causar enfermedades.
Annabel negó con la cabeza. — Estoy bien. El gel que Gary me dio es muy relajante. Alejó la picazón, y sabes que las mordeduras no son venenosas. Gary y su amigo deben ser muy buenos en el estudio de las propiedades de las plantas, porque el gel funciona de verdad.
Ben miró a los dos hombres. Aunque ambos eran claramente americanos, Gary y Jubal habían viajado desde algún lugar de Europa en busca de una planta mítica con propiedades curativas extraordinarias que supuestamente crecía en los Andes. Por la expresión de su cara, él pensaba que ambos hombres estaban un poco locos.
Annabel tomó la mano de Riley e hizo un gesto con la cabeza hacia Ben y se acercó a la barandilla del barco, en el centro donde estarían solas.
El río se estrechaba más ya que había lugares en que las grandes raíces de los árboles a lo largo de la orilla casi rozaban el barco. Líneas de murciélagos se balanceaba en lo alto de los árboles, una vista extraña. Eran grandes, colgando boca abajo en el espeso dosel. Riley no lo había visto antes, ni siquiera cuando era niña, pero por alguna extraña razón, este momento era inquietante, como si los murciélagos estuvieran al acecho, inmóviles, esperando la oscuridad para comenzar la caza, esta vez una presa humana. Ella sintió un pequeño escalofrío en su propia fantasía dramática.
Estaba permitiendo que el nerviosismo del confinamiento llegara a ella. Lo sabía bien. Los murciélagos eran grandes y definitivamente murciélagos vampiros que se alimentaban de sangre caliente, pero dudaba de que su hambre fuera personal y ciertamente no estaban a la espera de que un barco lleno de humanos desprevenidos llegara.
Sintió unos ojos sobre ella y se volvió para ver a Don Weston mirándola. Él sonrió y fingió disparar un rifle imaginario a los seres inmóviles. Riley se volvió. Weston necesitaba ser el centro de atención a cada instante, disgustándola. Pero su reacción a los murciélagos estaba sólo un poco demasiado cerca de la forma en que ella se sentía, y no quería, en absoluto, tener nada que ver con ese hombre.
Volvió su atención de nuevo a su madre, tomando su mano y agarrándola con fuerza. Esta mañana habían dejado el río principal y comenzado el viaje por el afluente hacia una de las partes más remotas del Perú. La selva se había cerrado a su alrededor, a veces casi raspando los lados de los dos barcos que navegaban río arriba. El bosque estaba en movimiento constante, casi como si los mismos animales los estuvieran siguiendo. Los monos los miraban con sus grandes ojos redondos. Guacamayos de colores revoloteaban por encima de sus cabezas, entrando y saliendo de las copas de los árboles.
Estaban sin duda entrando en el mundo de la selva tropical, la selva exuberante de misterio que se profundizaba y se hacía más peligrosa con cada segundo que pasaba. El río se estrechaba, y el aire se llenó con el olor acre oscuro de la selva profunda. Reconoció los signos. Pronto, el río sería imposible de navegar. Se verían obligados a abandonar los barcos y vagabundear por el bosque a pie. A diferencia de muchos lugares de la selva donde era fácil de caminar, ya que muy pocas cosas podían vivir en el suelo del bosque sin demasiada luz, esta área era densa. Había viajado mucho, pero los olores y la quietud de este lugar era una cosa que no había encontrado en ningún otro lugar en la tierra. A diferencia de cualquiera de sus visitas anteriores, esta vez Riley se sentía un poco claustrofóbica.
— Oye, Mack, — llamó Don al otro ingeniero, — ¿qué demonios está pasando ahora? Juro que la selva está viva. — Él soltó una risa nerviosa cuando señaló la extraña forma de las ramas que caían hacia abajo y llegaban hacia ellos cuando el barco pasaba.
Todos se volvieron a mirar la orilla más cercana a ellos, una gran ola verde que les seguía. Cada rama se estremecía, desplegándose y extendiéndose sobre el agua como si quisiera detener sus avances río arriba. El primer barco había pasado ileso, pero en el  momento en que el segundo barco se acercó a la orilla, las hojas lo alcanzaron. La agitación era inquietante, como si la selva en realidad estuviera con vida como Don, dijo.
El corazón de Riley saltó. Había visto el fenómeno muchas veces antes. Su madre atraía a las plantas por todas partes a lasque iba. No había manera de evitarlo. La fuerza del imán en ella nunca había sido tan fuerte, pero el espeso follaje a lo largo de ambas orillas le daba la bienvenida con los brazos abiertos, creciendo pulgadas en un intento de tratar de tocarla. Nunca era bueno atraer demasiada atención sobre sí mismo, en la selva tropical, de los guías y porteadores supersticiosos. Riley sentía una profunda necesidad de proteger a su madre. Se interpuso entre su madre y la orilla, agarrando la barandilla con ambas manos y la mirada fija en las plantas que se desarrollaban con los ojos muy abiertos, sorprendida.
— Vaya, — agregó al murmullo repentino de la conversación, — esto es increíble.
— Es espeluznante, — dijo Mack, retrocediendo lejos de la barandilla.
Los porteadores y el guía se quedaron mirando las plantas y árboles que llegaban y luego se volvieron para mirar directamente a Annabel. Cuchicheaban entre sí. Riley sintió la mirada de otros sobre ellas. Tanto Gary y como Jubal estaban buscando a su madre también. Sólo los tres ingenieros se quedaron en la selva, ya que se cerró en torno a ellos.
Los dos barcos continuaron río arriba, acercándose a la montaña. Caimanes negros, dinosaurios gigantes del pasado, tomaban el sol en la orilla, manteniendo un ojo hambriento en los barcos pequeños que invadían su espacio. Grandes nubes de insectos negros mordían cada centímetro de piel expuesta y quedaban atrapados en el pelo e incluso, esta vez había mosquitos y otros insectos chupadores de sangre. No había nada que hacer sino soportarlo. Debajo de ellos, las oscuras aguas estaban poco profundas, el progreso era más lento, y en dos ocasiones, el barco se detuvo y tuvo que ser liberado de los juncos enredados que se alzaban hacia fuera con avidez para envolverse alrededor de la parte inferior del motor y la hélice. A ratos un vuelco inesperado enviaba a todos a bordo a través de la cubierta.
Weston se levantó con un juramento y se tambaleó hacia un lado del barco para escupir en el agua. — Esto es ridículo. ¿No podrías haber encontrado otra manera? — exigió a su guía, Pedro.
El guía le lanzó una mirada tensa. — No hay una manera fácil hacia ese lugar que desea ir.
Weston se apoyó en la barandilla mientras apuntaba al guía con el dedo. — Creo que se trata únicamente de más dinero y eso no va a suceder, amigo.
Pedro murmuró algo en su lengua a los dos porteadores.
A este se lo puede comer la selva,interpretó Riley. No los culpó.
El guía y los porteadores se rieron.
Weston encendió un cigarrillo y miró hacia el agua oscura. El barco se tambaleó de nuevo y entonces, cuando todos estaban tratando desesperadamente de levantarse, dio un vuelco enorme. Weston cayó hacia delante, colgando precariamente de la barandilla. Todo el mundo saltó a ayudarlo mientras colgaba, con los brazos hacia abajo, más cerca del agua.
Riley agarró la hebilla del cinturón, mientras Annabel llegaba por un costado para agarrar sus brazos. En el momento en que Annabel se inclinó, sus brazos cubriendo a Weston, el agua vino a la vida, como un caldero hirviendo, un parpadeo plata con zonas de lodo rojo.
— ¡Mamá! — gritó Riley, llegando hasta su madre, todavía con Weston. El peso tirando de ellos hacia adelante.
Los demás se apresuraron a ayudar cuando Annabel se deslizó más hacia la oscuridad, hacia elagua roja, ahora hirviendo con el frenesí de las pirañas. No había sangre en el agua, por lo que la confusión no tenía sentido. Para horror de Riley los peces comenzaron a saltar fuera del agua, cientos de ellos, cuerpos estrechos y cabezas romas salían desde el río como cohetes, las mandíbulas en forma de triángulo con afilados dientes que se abrían y cerraban con sonidos de chasquido terribles.
Aunque las historias del frenesí de las pirañas abundaban, Riley sabía que los ataques contra personas eran muy raros. Había nadado en el agua con ellas en varias ocasiones. Este extraño comportamiento era extraordinario, tan antinatural e inquietante como el atentado de La Manta Blanca. Y al igual que con la Manta Blanca, parecía que las pirañas estaban empeñadas en llegar a su madre no hasta Don Weston.
Fue Jubal quien atrapó a Annabel y la tiró de espaldas lejos de la barandilla, prácticamente lanzándola hacia Gary. Luego tomó a Weston y lo arrastró de nuevo a cubierta, también. En vez de estar agradecido, el ingeniero dio una palmada en las manos de Jubal, maldiciendo y deslizándose hacia abajo para sentarse en el piso, con la respiración entrecortada. Él miró a Pedro y a los dos porteadores como si los tres hombres hubieran intentado deliberadamente asesinarlo.
Él guía y ambos porteadores miraron a Annabel con una mirada que hizo que Riley deseara tener una pistola escondida cerca a la mano. Antes de que nadie pudiera hablar, el barco encalló cerca, y los dos nativos volvieron a su trabajo. Una sobrecargada rama baja se hundía, y una serpiente se dejó caer en el piso con un golpe seco a la derecha de las botas de Don Weston.
— Ni un sólo movimiento, — siseó Jubal cuando la serpiente se quedó mirando el ingeniero. — Esa víbora es muy venenosa.
Pedro, el guía, se giró, alcanzando el machete que siempre tenía cerca. Antes de que pudiera dar un paso, la víbora hizo un giro brusco y se lanzó a por Riley. Tropezó con su madre. La serpiente brilló entre sus piernas dirigiéndose directamente hacia su madre. Gary Jansen alzó a Annabel y se volvió, sosteniéndola en el aire mientras Jubal empujaba a un lado Riley, gritando al guía, con la mano en el aire.
Pedro tiró el machete y con un movimiento suave, Jubal pasó la cuchilla afilada a través del cuello de la víbora, cortándole la cabeza. Hubo un momento de silencio mientras Gary bajaba a Annabel a la cubierta, sosteniéndola firme para que no se cayera.
— Gracias, — susurró Riley en voz baja a los dos investigadores. Ella no trató de ocultar el hecho de que estaba muy agitada.
Su madre la miró con ojos afligidos. El mundo de Riley se derrumbó. Capa, Raúl y Pedro miraron a su madre del mismo modo que lo hicieron sus caras la primera vez que vieron la víbora. Estaban en un verdadero problema si los guías y porteadores se volvían hostiles hacia ellas. Ella tomó la mano de su madre y la aferró con fuerza.

Capítulo 2

Traducido por Achlys
Corregido por Maia

Las noches eran un infierno en la selva. Justo al atardecer, el zumbido empezaba. No era como si los insectos estuvieran en silencio, estaban produciendo un zumbido constante, pero Riley podía empujar el sonido lejos. Esto era algo alto completamente diferente, un ruido suave, persistente, una baja frecuencia que tintineaba en cada nervio de su cuerpo. Se había despertado con ese ruido extraño la primera noche que entraron a la selva tropical.
Curiosamente, Riley no podía identificar el zumbido bajo e irritante, ni podía decir si era fuera o dentro de su cabeza. Había observado que otros, incluida su madre, se frotaban las sienes como si les doliera la cabeza, y temía que esa misma frecuencia baja de los susurros fuera una invasión insidiosa, aumentando el peligro de su viaje. Durante el día, los susurros se iban, pero quedaban los efectos.
Sus sentidos, al entrar en el bosque lluvioso, parecía que ardían a la vida y trabajaban horas extras. Se dio cuenta de todas las miradas sospechosas hacia su madre. Jubal Sanders y Gary Jansen estaban armados hasta los dientes y ella tenía envidia de sus armas. Los dos se movían en silencio, se mantenían juntos y observaban a todo el mundo. Llegó a la conclusión de que sabían mucho más acerca de lo que estaba pasando que lo que dejaban ver.
Don Weston y su amigo Mack Shelton eran un par de idiotas por lo que ella podía ver. Tampoco habían hecho alguna vez una caminata en un bosque tropical, y claramente tenían miedo de todo. Se jactaban, se quejaban e intimidaban a los porteadores y guías cuando no estaban mirando de reojo a Riley o alimentando la desconfianza generalizada entre los viajeros.
Ben Charger parecía mucho más conocedor de la selva y las tribus que la ocupaban. Había realizado una amplia investigación y había venido preparado. No le gustaba ni Weston o Shelton, pero tenía que trabajar con ellos y claramente no estaba contento con eso. Pasaba mucho tiempo hablando con los guías y porteadores, haciendo preguntas y tratando de aprender de ellos. Riley no podía ver realmente el fallo en él de nada. Tal vez ella no estaba más que nerviosa de todo el mundo en este momento.
El arqueólogo y sus estudiantes estaban muy entusiasmados y parecían completamente ajenos a la tensión que atravesaba el lugar, aunque se dio cuenta de que estaban inquietos por la noche, sentándose cerca del fuego. Parecían controlados, amigables y muy centrados en su misión. El Dr. Henry Patton y sus dos estudiantes, Todd Dillon y Pastor Marty, estaban muy emocionados con las ruinas sobre las que habían oído hablar e interesados en si una mujer en su compañía traía mala suerte a los viajeros. Parecían jóvenes e ingenuos, incluso el profesor, que tenía casi sesenta años. Todo su mundo giraba en torno a la academia.
Riley sintió un poco de lástima por los tres arqueólogos, que estaban tan despistados, y estuvo más agradecida que nunca de que haber decidido concentrar sus estudios en lenguas modernas en lugar de las muertas. Le gustaba viajar, hablar con la gente y vivir la vida demasiado para estar encerrada en una torre de marfil, estudiando detenidamente unos tomos polvorientos. Por supuesto, ella había estudiado lenguas antiguas también, pero sobre todo como una ventana a la evolución de las lenguas y su impacto en las diversas culturas.
Riley miró a Raúl y Capa, los dos porteadores con quienes había compartido el barco río arriba. No le gustaba la forma en que susurraban y enviaban miradas furtivas hacia la hamaca donde dormía Annabel. Tal vez ese terrible zumbido en su cabeza la hacía tan paranoica como todos los demás, pero, en cualquier caso, no había dormido. Ella no sólo tenía que preocuparse de los hombres en su campamento, los insectos y los murciélagos, y toda criatura de la noche que parecía acechar a su madre también.
Había pasado cuatro noches sin dormir, cuidando a su madre, y estaba empezando a mostrar sus deshilachados nervios hasta el punto de que le resultaba casi imposible tolerar al sarcástico Weston, mirando de reojo su presencia. Ella no quería sumarse a los problemas por ser fea para él, pero sin duda era ese punto. El fuego ardía brillante. Justo fuera del anillo de fuego, un jaguar rugió. Parecía que les seguía, sin embargo, cuando las guías fueron a verificar por la mañana, no pudieron encontrar pistas. Era imposible no sentirse afectado por dicho gruñido.
Pedro, el guía, Raúl y Capa, los dos porteadores de su barco, se movieron un poco en las sombras. Los tres se apoderaron de sus machetes. La expresión de sus caras cuando las llamas titilantes revelaron sus expresiones la asustó. Por un infartante momento, los hombres parecieron casi tan amenazantes como los murciélagos. Riley se incorporó lentamente. Había dejado sus botas cerca, sabiendo que estaría protegiendo a su madre.
Annabel durmió inquieta, gimiendo a veces. Su madre siempre había tenido un oído agudo, incluso en sueños. Un gato caminando por el suelo la despertaría, pero al entrar en el bosque lluvioso, parecía exhausta y débil. Por la noche, ella se retorcía y giraba en su hamaca, a veces llorando en voz baja, apretando las manos en la cabeza. Aun cuando los murciélagos caían a tierra, y la rodearon, usando sus alas para impulsarse a través de la espesa vegetación, Annabel nunca abrió los ojos.
Riley había preparado sus defensas cuidadosamente, utilizando antorchas que pudiera fácilmente iluminar, incluso yendo tan lejos como para construir un pequeño muro de fuego circular alrededor de la zona del dormitorio de su madre. Mientras ella desabrochaba redes, vio a Raúl arrastrándose hacia ella. Él permanecía bajo y en las sombras, pero ella podía distinguirlo, deslizándose de un lado a otro, acechando a su presa. Riley miró a su madre dormida. Temía que Annabel fuera presa de la intención del porteador.
Con el corazón desbocado, saboreando el miedo en la boca, Riley se deslizó de su hamaca y sacó su cuchillo. Yendo contra un machete, especialmente uno en manos de un hombre que lo usaba regularmente, era una locura, pero él iba a tener que pasar sobre ella para llegar a su madre, al igual que los murciélagos vampiros tendrían que hacerlo. Y no sólo sería su cuchillo, si él venía a por su madre. Riley tomó una antorcha del fuego que había preparado con anterioridad como una defensa contra los murciélagos.
Ella lo mataría si tenía que hacerlo. La idea la ponía enferma, pero se armó de valor, pasando cada movimiento en su cabeza. Practicando. La bilis se le subió, pero estaba decidida. Nadie ni nada, perjudicaría a su madre. Había tomado una decisión, y nada la detendría, ni siquiera la idea de que lo que estaba a punto de hacer pudiera considerarse un asesinato premeditado.
Raúl se acercó más. Riley podía oler su sudor. Su olor era "incorrecto" para ella. Respiró hondo y soltó el aire, fácilmente llegando a la hamaca de su madre, poniendo sus pies con cuidado en posición. Podía sentir el suelo bajo ella, casi llegando a conocer cada pisada. Nunca había sido tan consciente de los latidos del corazón de la Tierra. Ni una hoja crujió. Ni una ramita se rompió. Sus pies parecían saber exactamente dónde pisar para no hacer ruido, para no torcerse un tobillo o caer en suelo desigual.
Se colocó delante de hamaca de su madre, escogiendo un lugar en el que fácilmente se pudiera mover para tratar de mantener cualquier ataque. Un movimiento cerca de ella hizo su pulso latir con fuerza. La sombra de un hombre se cernía sobre la hamaca, lanzada por las llamas de la hoguera de repente saltando hacia el cielo. Nunca lo habría visto de otra manera. Jubal Sanders era el silencio. Giró rápidamente hacia él, pero había ido más allá de ella para ocupar un puesto en la cabeza de la hamaca de Annabel. Si hubiera querido matar a su madre, ya estaría muerta, él había estado muy cerca sin el conocimiento de Riley.
Ella lo supo, casi sin la confirmación de volver la cabeza, que Gary Jansen estaba a los pies de la hamaca de su madre. Había pasado los últimos cuatro días de viaje a través de la más dura selva posible y sabía la manera de moverse, silenciosa y fácil a través del terreno áspero, pero aun así la sorprendió. Él parecía como si estuviera más a gusto en una bata de laboratorio, el profesor distraído. Estaba claro que era brillante. No se podía hablar con él y no darse cuenta de que era muy inteligente, pero se movía fácilmente a través de la selva como Jubal y estaba igual de bien armado y probablemente era igual de hábil con las armas. Se alegró de haberlos elegidos para ayudarla a proteger a Annabel.
El terrible zumbido en la cabeza aumentó de modo que por un momento su cabeza se sentía como si fuera a explotar. Ella apretó los dedos con fuerza contra su sien. Estaba mirando directamente a Gary cuando el dolor explotó a través de su cráneo y sacudió sus dientes. Se agarró la cabeza en el mismo momento, sacudiéndola. Sus labios se movían, pero no surgió ningún sonido. Miró a Jubal. También él sentía el dolor de cabeza.
Las palabras eran extranjeras. Mezcladas, casi como un canto, pero definitivamente palabras. Ella había sobresalido en el estudio de las lenguas antiguas y muertas, así como las modernas, pero no reconoció el ritmo de las palabras, pero Jubal y Gary lo hicieron claramente. Ella vio la expresión de sus rostros, la alarma intercambiada en sus ojos.
Ben Charger se tambaleó hasta el otro lado de la hamaca de Annabel, presionando sus manos a las orejas.
— Algo está mal, — dijo entre dientes. — Esto se trata de ella. Algo malo la quiere muerta.
Jubal y Gary asintieron. La sobrecarga de los murciélagos se movió. El corazón de Riley latía tan fuerte que temía que los otros pudieran oírlo. Ella tomó un mayor control sobre el cuchillo y la linterna y esperó en la oscuridad mientras Annabel gemía y se retorcía, como si algo terrible la persiguiera, rondando sus sueños.
Raúl salió de las sombras, agarró el machete en la mano, murmurando la misma frase una y otra vez. — Hän kalma, emni hän ku köd alte. Tappatak ηamaη. Tappatak ηamaη.
Riley oyó las palabras claramente cuando el porteador las repetía una y otra vez. Conocía la mayoría de los dialectos de las tribus hablaban en esta parte de la selva tropical. Sabía el español y portugués. Sabía las lenguas europeas e incluso las de Rusia y América, pero esto no era nada que hubiera oído antes. No era latín en origen. No era ninguna de las lenguas muertas que ella conocía, pero las palabras significaban algo para porteador y, le echó un vistazo a Jubal y Gary, para los dos investigadores.
Raúl coreó la frase una y otra vez con una voz gutural, hipnótica. Tenía los ojos vidriosos. Había visto ceremonias que habían puesto los destinatarios en trance y el porteador sin duda parecía estar en uno, lo que le hacía doblemente peligroso. El sudor brotaba de su cuerpo, chorreando de él a salpicando oscuramente a través de las hojas por las que se arrastraban ahora miles de hormigas. Él negaba con la cabeza continuamente, como si combatiera el ruido en su cabeza, tambaleándose hacia atrás unos metros y luego volviendo a avanzar inexorablemente.
Su boca se le secó cuando los murciélagos arriba comenzaron a descender, cayendo al suelo como aves de rapiña amenazantes, arrastrándose a través de la vegetación. Sus pequeños ojos miraron a Annabel cuando usaron sus alas como patas, lo que los impulsó hacia su presa. Raúl estaba más cerca, sus movimientos torpes, muy al contrario que su movimiento normal fácil, el murmullo del canto crecía en el volumen e intensidad con cada paso hacia adelante. Más cerca ahora, el jaguar dio otro gruñido inquietante. Riley no podía creer lo que estaba sucediendo. Era como si todo lo hostil de la selva tropical hubiera salido para matar a su madre.
Riley encendió su antorcha, manteniéndola lejos de su cuerpo, y rápidamente comenzó a encender las que había colocado alrededor de su madre. Las antorchas formaron un muro bajo de luz y el fuego alrededor de Annabel.
Raúl seguía viniendo a pesar del hecho de que tratara desesperadamente detenerse. Cada vez que tenía éxito moviéndose hacia atrás, lejos de Annabel, su cuerpo comenzaba un movimiento hacia adelante de nuevo. No era rápido. No era lento. Era un robot programado, cantando más fuerte, la misma frase una y otra vez. Una orden ahora. Una demanda.
— Han kalma, emni hän ku köd alte. Tappatak ηamaη. Tappatak ηamaη.
El portero parecía no ver a los macabros murciélagos con su inquietante batir de alas. Sus ojos vidriosos permanecían fijos en Annabel, el machete sujeto con sus dos manos mientras se acercaba.
— Riley, — dijo Jubal. — Entra en el círculo de luz y mantén los murciélagos fuera con tu antorcha. Yo me encargo de Raúl.
Trató de no parecer aliviada. Era su deber de proteger a su madre, pero la diabólica máscara del porteador, llena de algún propósito insano, era verdaderamente horrible. Se deslizó de nuevo en el círculo de fuego cerca de su madre.
Jubal Sanders levantó una pistola mientras levantaba su voz.
— Pedro, Miguel, Alejandro, — llamó a los tres guías. — Deténganlo antes de que le dispare. Y voy a disparar. Si no quieren que Raúl muera, más les vale detenerlo. Tienen unos siete segundos más y luego apretaré el gatillo.
No había duda de Jubal estaba completamente preparado para dispararle al porteador. Su voz era de mando, aunque en un tono bajo y firme. El tiempo se ralentizó. Como un túnel. Riley lo veía todo como en un sueño lejano. El giro inevitable de cabezas, las expresiones de miedo y shock. La agitación de los murciélagos. El porteador un paso más cerca. Jubal, calmado, pistola en mano.
Miguel, Pedro y Alejandro, todos hermanos, se precipitaron hacia Raúl, mientras que los otros estaban indecisos, aparentemente en estado de shock por la intención clara del porteador de asesinar a una mujer. El Dr. Patton y sus dos alumnos parecieron darse cuenta por primera vez de que algo andaba mal. Los tres se pusieron de pie rápidamente, mirando con horror la escena que se desarrollaba. Las llamas subieron misteriosamente en la hoguera principal y de las antorchas colocadas en el suelo, como si el viento hubiera soplado de repente, pero el aire estaba en calma.
— Han kalma, emni hän ku köd alte. Tappatak ηamaη. Tappatak ηamaη. —Raúl continuó cantando la frase extranjera y otra vez.
Riley podía oír las palabras claramente ahora. Reconoció la cadencia extraña zumbando en el oído, como si ese mismo estribillo, aunque lejano para ella, estuviera siendo alimentado por su mente, por todas sus mentes. Había docenas de alucinógenos en la selva que los guías y porteadores, probablemente los investigadores y cualquier persona en el grupo podía conocer. Cualquier persona podía ser responsable de estos ataques a su madre. Weston alimentado la superstición, aunque tanto él como Shelton parecían estar inquietos durmiendo en sus hamacas, inconscientes del drama.
El tiempo avanzaba en lentos segundos. Raúl continuaba obstinadamente hacia adelante. Jubal no se inmutó. Podría haber estado tallado en piedra. Los murciélagos arrastraban los pies hacia Riley, acercándose a las antorchas y el círculo de luz alrededor de Annabel.
— Han kalma, emni hän ku köd alte. Tappatak ηamaη. Tappatak ηamaη.
El corazón le golpeó con fuerza, latido tras latido, al mismo ritmo amenazante del diabólico canto del portero. Se dio cuenta inmediatamente de que incluso los murciélagos se estaban arrastrando hacia Annabel exactamente a ese mismo ritmo. Todo a su alrededor, desde el balanceo extraño de los árboles hasta la danza de las llamas, a pesar de la quietud del viento, saltaban al cantar el portero. Ese canto estaba emanando desde el interior de sus cabezas. Alguien en el campamento tenía como objetivo a Annabel, usando alucinógenos y arrojando sospechas sobre ella. El hecho de que las plantas y los árboles respondieran a su única superstición alimentada. No tenía ningún sentido en absoluto.
Miguel y Pedro estaban a cada lado de Raúl. Su hermano, Alejandro, llegó rápido desde el otro lado. Los tres fruncieron el ceño en concentración, sacudiendo la cabeza para mantener el canto malvado fuera de sus mentes mientras trataban de salvar el porteador de la pistola de Jubal. Él se le relaciona con ellos de alguna manera, Riley recordaba, pero muchos de los habitantes del pueblo estaban relacionados. Su afecto por él afortunadamente superó la alucinación terrible en la que Raúl parecía atrapado.
A medida que se cerraban en torno a él, agarraron su mano para mantener el machete fuera de juego, el porteador continuó tratando de caminar hacia adelante, haciendo caso omiso de los tres guías aferrados a él. Mantuvo su canto macabro. Riley pasó la antorcha por el suelo cuando la primera línea de los murciélagos se acercó demasiado a su madre, incluso mientras trataba de descifrar el significado de esos extraños sonidos guturales, que salían de la boca de Raúl.
El olor de la carne quemada impregnaba el aire. Los murciélagos se alejaron precipitados ella mientras balanceaba su antorcha de nuevo en el círculo, cerca del suelo, conduciendo a las criaturas hacia atrás y lejos de la hamaca de su madre. Dos de ellos se estaban acercando al tronco del árbol. Ella apuntó a ambos con la antorcha y luego, cuando quedaron atrapados en el fuego, se golpearon contra el suelo, dando patadas a las bolas de fuego mandándolas hacia Annabel.
Oyó un aleteo a través de la vegetación detrás de ella y se dio la vuelta para encontrar que los murciélagos habían dado la vuelta al otro lado de la hamaca. Ben Charger cogió una antorcha, las llamas mostraban su cara en relieve. Líneas profundas cortaban su rostro, haciéndole parecer maníaco. Sus ojos brillaban con una especie de furia. Por un momento ella temió por su madre, pero él tomó la antorcha y la agitó hacia los murciélagos vampiros que se acercaban, mandándolos de vuelta, manteniendo a raya su persistencia con el fuego.
Gary luchó en su lado de la hamaca. Corrió por detrás de Jubal y pasó su antorcha a través de la línea de los murciélagos escondidas en su camino por debajo de la hamaca de esa dirección. El olor era horrible, y ella no podía dejar de toser cuando el humo negro que se elevaba a su alrededor. Annabel nunca despertó, pero se retorcía y luchaba en su hamaca mientras los tres hombres ayudaban a Riley a protegerla.
Miguel y Pedro arrastraban a Raúl lejos, a través de la espesa vegetación, ya que se negaba a pararse, se negaba a retroceder, tratando desesperadamente de seguir adelante a pesar de la amenaza de la pistola. El porteador seguía repitiendo la misma frase una y otra vez. Los otros le gruñían órdenes, pero él no los oía, estaba muy adentro en su alucinación. Alejandro recuperó el machete, manteniéndolo alejado de las manos de Raúl que iban en su busca.
Lo arrastraron hasta el otro lado del campo y lo mantuvieron prisionero allí. El arqueólogo y sus estudiantes vacilantes vinieron por el suelo para estudiar el lío de murciélagos muertos o moribundos y para ver a los otros alejarse de las llamas que rodeaban la hamaca.
— ¿Estás bien?  — preguntó el Dr. Patton. — Esto es extraño. ¿De verdad el hombre trataba de matar a uno de ustedes con un machete?
Parecía como si estuviera despertando de un sueño. Parecía tan sorprendido que Riley tuvo un impulso inesperado a reír. Él había estado pisoteando a través de la selva tropical con ellos durante cuatro largos días. Había oído las historias de ataques de serpientes y pirañas y otra vez gracias a Weston, que no parecían ser capaces de hablar de cualquier otra cosa, y sin embargo, por primera vez, el arqueólogo pareció darse cuenta de que algo andaba mal.
Él parpadeó, dándose cuenta de que Jubal tenía todavía la pistola en la mano. —Algo está pasando aquí.
Un sonido escapó de su garganta antes de que pudiera detenerlo. Una risa histérica, tal vez.
— ¿Fue el machete el que le avisó, el canto diabólico del infierno o la horda de murciélagos vampiros? — Riley se llevó la mano a la boca. No había duda de que estaba histérica para responder de esa manera. Pero, ¿en serio? ¿Algo estaba pasando? ¿Era esa su primera pista? Él estaba llevando la distracción del profesor un poco lejos.
— Fácil, — susurró Jubal. — Ella está a salvo ahora. Creo que es todo por esta noche.
Riley se mordió el labio para no replicar. La selva estaba llena de depredadores de todo tipo y tamaño, todas ellos aparentemente con la intención de atacar a Annabel. ¿Cómo iba a estar su madre segura de eso? El sentido de acogida, de regreso a casa que siempre había experimentado en sus visitas anteriores estaba totalmente ausente. Esta vez, la selva tropical se sentía salvaje y peligrosa, incluso malévola.
Se obligó a prestarle atención a los murciélagos restantes. Menos mal que se retiraban de la luz y del hedor de sus compañeros asados. El nudo en su estómago se alivió un poco mientras inspeccionaba el tronco y las ramas por encima de su madre. Los insectos se retiraban, también.
— Debería haberte ayudado, — dijo el doctor Henry Patton. — No sé por qué no lo hice.
Sus dos estudiantes lo habían seguido a un ritmo mucho más lento, con un aspecto tan aturdido y confundido como su maestro.
Riley se tragó una acusación enojada. Nada de esto era culpa del arqueólogo. Tal vez él tenía los medios y los conocimientos para comprender las propiedades de una planta alucinógena y toda la expedición, ¿pero cuáles serían sus motivos? ¿Cuáles podrían ser los motivos de cualquiera?
Ella se pasó una mano por el cabello cansada, exhausta. No se había atrevido a dormir en las últimas cuatro noches, al entrar en el bosque tropical. No desde que él susurro terrible había comenzado. El zumbido interminable era suficiente para que volver loco a cualquier hombre cuerdo, y era evidente que ella era la menos afectada de su grupo.
Las tres guías y el resto de porteadores formaban un círculo alrededor de Raúl, sujetándolo con vínculos de algún tipo. Él continuaba cantando esa lengua gutural y extraña, a veces murmurando, a veces gritando, y seguía tratando de avanzar hacia la hamaca de Annabel. Sus primos se vieron obligados a atarle a uno de los árboles para que no atacara de nuevo. Su mano apretada en un puño, como si todavía se apoderara del mango del machete. Hacía girar el brazo hacia atrás y hacia adelante a través del aire en una pantomima inquietante.
— ¿Qué está diciendo Raúl? — le preguntó Riley a Jubal, una vez que la emoción se calmó y todos volvieron a sus hamacas. Ella hizo un gento con la cabeza hacia el porteador atado al árbol y vio la expresión de Gary. — Pude ver que ustedes dos reconocieron el idioma. — Jubal la miró directamente a los ojos. — No lo niegues. Vi las miradas que se dieron el uno al otro. No hay duda de que sabes lo que está diciendo.
Jubal y Gary se volvió casi simultáneamente para mirar por encima del hombro a Ben Charger. Era obvio que no querían hablar delante de los demás.
—Te voy a echar una mano quitando estos murciélagos, — dijo Gary.
Riley deliberadamente comenzó a hacer un barrido de los murciélagos muertos o moribundos que rodeaban a su madre. Era un trabajo feo, repugnante. Tanto Jubal y Gary también lo hicieron, lo que era una buena cosa, porque ella lo habría seguido a sus hamacas por una explicación.
Ben trabajó con ellos durante unos minutos, pateando los cuerpos tostados lejos de la hamaca de Annabel, pero cuando Gary comenzó a cavar en la vegetación para eliminar a todos en una fosa común, el ingeniero decidió separarse.
— No creo que me necesites más esta noche. Las cosas parecen estar calmándose.
Sólo entonces Riley se dio cuenta del que el terrible zumbido en su cabeza había desaparecido. Aunque ella no podía oír nada más, se dio cuenta por los ojos rojos y los ceños fruncidos en las caras de los otros que no había parado por completo.
— Muchas gracias por tu ayuda. No lo habría conseguido todo sin ti. Actuaste rápido.
Ben se encogió de hombros. — Fueron a por ella. No iba a mantenerme al margen y dejar que la lastimara. Tengo un sueño ligero. Si ocurre algo más, da un grito y yo vendré corriendo.
Riley forzó una sonrisa breve. — Gracias de nuevo.
Ben se frotó las sienes, frunciendo el ceño mientras se alejaba de ella. Riley ayudó a empujar los restos de los murciélagos en el agujero que Gary había cavado, a la espera hasta que Ben se alejó antes de que ella se volviera hacia Jubal.
— Está bien, — dijo ella, — se ha ido. Ahora dime lo que Raúl estaba cantando. ¿Y qué lengua hablaba? Desde luego no es nativa de este país o de cualquier tribu aquí en el Amazona.
Jubal metió la pistola en una especie de arnés debajo de la chaqueta suelta. Riley le pareció interesante que él no la hubiera guardado hasta que Ben se hubo ido.
— El lenguaje es muy antiguo, — dijo Jubal. — Tiene su origen en las montañas de los Cárpatos, pero son muy pocos los que hablan o entienden hoy en día.
Ella frunció el ceño. — ¿Las montañas de los Cárpatos? ¿Cómo diablos puede un porteador mal educado de una aldea remota de la Amazona llegar a conocer y hablar una lengua antigua europea de la que incluso yo nunca he oído hablar? No importa. Podemos hablar de eso más tarde. Por ahora, quiero saber lo que estaba diciendo.
Jubal miró por encima de su cabeza a Gary.
— No hagas eso. Mírame a mí, no a él. Sé que entiendes lo que dijo, — insistió Riley. — Ese hombre estaba tratando de matar a mi madre. Y todo el tiempo que decía ‘Han kalma, emni hän ku köd alte. Tappatak ηamaη. Tappatak ηamaη’. — repitió la frase con un tono y entonación perfecta, sonando exactamente igual que Raúl. — Quiero saber lo que significa.
Jubal negó con la cabeza. — No sé la respuesta a eso. De verdad que no, Riley. No soy tan bueno en el lenguaje como lo es Gary, y no quiero cometer un error. Creo que tengo la esencia de lo que estaba tratando de decir, pero si traduzco mal y te alarmo...
— El hombre se acercó a mi madre con un machete. No creo que vaya a ser más alarmante que eso, — replicó Riley y estuvo inmediatamente avergonzada de sí misma. Ella necesitaba ayuda de este hombre. Gary, Ben y Jubal no habían tenido ninguna duda en salvarle la vida de su madre, pero probablemente la suya también. — Lo siento. Ayudaste a defender a mi madre, y te lo agradezco. Pero temo por ella y necesito saber lo que estoy tratando.
Gary rodeó la hamaca Annabel para pararse frente a Riley. — Siento que esto les esté sucediendo a las dos. Debes tener mucho miedo. Sonaba para mí, y esta es una traducción libre, como si estuviera cantando: ‘Muerte a la mujer maldita. Mátala. Mátala’. Eso es lo más cerca que pude entender. — Miró a Jubal. — ¿Entendiste lo mismo?
Riley sabía que había cambiado su atención a Jubal con el fin de darle tiempo para recuperarse. Ella había sospechada que la traducción sería algo amenazante, pero aun así, sintió como si alguien le hubiera golpeado en el estómago e aspirado cada pedacito de aire de sus pulmones. Se obligó a respirar mientras miraba hacia el cielo nocturno a través del toldo, una película de hojas borrosas. ¿Quién iba a por Annabel? Ella era una mujer increíble y amable. Todo el mundo que ella conocía la amaba. El ataque no tenía ningún sentido en absoluto.
— Raúl definitivamente ha pasado toda su vida aquí en la selva tropical. Él realmente no tiene mucho contacto con el exterior, ninguno de los habitantes del pueblo lo hace. ¿Cómo iba a recoger una casi extinguida y claramente lengua extranjera? — Riley luchó por mantener el desafío en su voz.
Sin duda este hombre le había salvado la vida, pero Jubal Sanders y Gary Jansen investigaban plantas. Ambos admitieron que había llegado a los Andes en busca de una planta que se suponía que se había extinguido en todas partes y que la planta era originaria de la Montaña Carpatiana en Europa. Si este lenguaje se había originado en la misma zona, ¿Qué estaban haciendo las plantas y el idioma en América del Sur? ¿Y era casualidad que uno de su grupo de viajeros estuviera experimentando la misma alucinación y todo envuelto alrededor de esta antigua lengua que ambos hombres entendían?
Jubal negó con la cabeza. — No tengo ninguna explicación.
Él estaba mintiendo. La miró directamente a los ojos. Su expresión no cambió, su hermoso rostro esculpido con líneas de preocupación, con la mandíbula y la boca firmes, pero mentía.
— Oh, sí, la tienes, — replicó ella. — Y tú me vas a decir lo que es, en este momento.
Gary suspiró. —Díselo, Jubal. En el peor de los casos, ella pensará que estás tan loco como el porteador.
— Honestamente, no sabemos a ciencia cierta lo que está pasando, pero tenemos nuestras sospechas. Hemos visto que cosas como estas sucedieron antes en otras partes del mundo. — vaciló Jubal. — ¿Crees en la existencia del mal?
— ¿Te refieres a Satanás, el diablo?
— Más o menos, pero no estoy hablando de Dios y de los ángeles.
Riley reforzó su primera reacción. Cosas extrañas ocurrían en el Amazonas. Y su madre tenía ciertamente dones que no se podían explicar. Estaba el viaje a los Andes, cada cinco años, y el ritual realizado en la montaña. También había rumores, las leyendas y los mitos transmitidos de que un gran mal había destruido el Pueblo Nube y luego los Incas. Por supuesto, nadie lo creía, pero ¿y si era verdad?
— Sí, — admitió, — creo en el mal.
Jubal vaciló de nuevo. — Yo… nosotros… sospechamos que hay algo antiguo aquí, un ser malvado que tiene el poder de ordenar a los insectos y de aprovecharse de nuestras mentes, para engañarnos para hacernos creer cosas que no son ciertas.
Riley en ese instante recordó a su madre agitada divagando sobre el mal atrapado en la montaña. Ellas dos se dirigían a la montaña para que volver a sellar y evitar que el volcán explotara, y Annabel estaba preocupada por llegar tarde. Riley sabía que generaciones de mujeres habían ido a este monte, y el viaje había sido más riguroso y peligroso en el pasado, sin embargo, habían seguido viajando a ese mismo lugar y realizado el mismo ritual.
¿Así que podría ser cierto? ¿Había realmente algo malvado atrapado en esa montaña? ¿Algo que las mujeres de su familia habían estado manteniendo contenido por cientos, posiblemente miles de años?
Riley se estremeció, apretando una mano contra  su estómago sobresaltado.
— ¿Por qué esta cosa maligna se dirige mi madre?
— Está claro que considera a tu madre una amenaza para él de alguna manera, — dijo Gary.
— Algo está sucediendo. El mal en la montaña está deliberadamente tratando de reducir la velocidad. Se encuentra cerca de la superficie y está orquestando accidentes y enfermedades. — Riley se estremeció, recordando las advertencias terribles de su madre. Ella se sacudió como una descarga de divagaciones inducidas, pero ahora Riley no estaba tan segura. ¿Podría ser cierto?
Jubal se acercó más a la hamaca de su madre. Riley casi saltó sobre él, pero su lenguaje corporal irradiaba protección. Se enfrentaba a la selva, su cuerpo alerta. Ella se dio cuenta del silencio entonces. El zumbido constante e interminable de los insectos habían desaparecido, dejando tras de sí un extraño silencio.
Instintivamente Riley se acercó a su madre. Annabel se retorcía. Gemía. El sudor perlaba su cuerpo. Las manos de ella se levantaron y comenzaron un complicado patrón de movimiento, un giro fascinante de los dedos y las manos, como un director de una sinfonía, sin embargo, cada movimiento que fluía era preciso y precioso. Riley había visto esos movimientos varias veces. Sus propias manos automáticamente siguieron el patrón, como si la memoria hubiera impulsado a sus huesos en lugar de su mente. Ella hizo el esfuerzo por mantener los brazos hacia abajo, pero no pudo evitar que sus dedos y muñecas se torcieran al ritmo de su madre, o aletearan con movimiento grácil.
El cuerpo de su madre se volvió hacia el este y Riley se encontró frente a la misma dirección. Podía sentir el flujo de la tierra subiendo por debajo de las plantas de sus pies, moviéndose a través de ella como la savia en los árboles. Un corazón martilleaba, muy por debajo de la tierra. Podía sentir su pulso sincronizado a ese ritmo constante tamborileo. Sentía la tierra, las raíces por debajo de ella ayudándola a encontrar esa fuerza de vida que hacía señas desde lo profundo de la tierra.
Sintió que cada planta individualmente, cada una de ellas con su propio carácter y personalidad. Algunos venenos, algunos antídotos. Las reconoció como hermanas y hermanos. Sintió que echaban raíces dentro de ella, extendiéndose a través de sus venas, en sus órganos internos, y se envolvían alrededor de sus huesos hasta que sus venas cantaron con el alma de la selva tropical.
El conocimiento de todos los árboles vivos, arbustos y plantas cercanos se elevó hasta que ser absolutamente agudo. Su corazón y su alma se acercaron a ellos y ellos a su espalda, alimentando su valor y resistencia, la tierra de su madre, dispuesta a ayudar en cualquier momento. Sintió una mancha de mal propagándose a través de la propia tierra, en busca de un objetivo. Pero algo más estaba allí también, algo fuerte y valiente.
Depredador. Un protector para ellas. De repente ella se echó hacia atrás.
Al parecer, Jubal y Gary no estaban lejos de su evaluación de la situación después de todo. Esta no era una alucinación en masa, era un complot cuidadosamente orquestado para atacar a su madre, para retrasar su viaje a la montaña e impedirle llevar a cabo el ritual de siglos de antigüedad. Riley no podía decir por qué, ni lo que había en la montaña. Sólo podía discernir que estaba desesperado por salir, por sobrevivir, y que usaría cualquier medio para hacerlo, incluso matar a su madre.
Así que esto era por lo que su madre estaba tan en sintonía con las plantas. Ella los sentía, estaba en conexión con ellos, y no en pequeña medida. Riley nunca había sentido esa conexión antes, y se le ocurrió que alguna forma de conciencia y el poder estaban siendo transferidos a ella. Esa posibilidad sólo la alarmó aún más. ¿Estaba su madre sin querer haciendo algo en su sueño pasarle su conocimiento a su hija, ya que ella había dicho que cada generación de sus antepasados lo había hecho antes de su muerte?
— ¿Qué está haciendo ella? — preguntó Jubal, con curiosidad en su voz. Curiosidad y algo más. El reconocimiento, ¿tal vez?
Riley comenzó realmente a ser atrapada y absorbida por las plantas a su alrededor y la sensación de estar casi transformada, hipnotizada por la existencia de una vida tan intensa a su alrededor que casi había olvidado que fueron testigos de los movimientos rituales que su madre realizaba en la montaña. Tanto Jubal y Gary la miraron con demasiado conocimiento.
Riley se encogió de hombros, reacia a explicar lo de su madre con nadie, aunque tenía la sensación de que los dos hombres se habían ganado una explicación, ella simplemente no tienen una apropiada.
— ¿Has visto a esos movimientos antes? — preguntó Jubal. — La forma en que está moviendo sus manos es casi ritual.
— Sí. — Riley había sido lo más honesta posible y sentían que ellos lo habían sido también. Ambos daban vueltas uno alrededor del otro, reacios a decir algo que no pudieran retirar.
— He visto gestos similares en las montañas de los Cárpatos, — admitió Jubal. — Cuando hemos trabajado en las partes más remotas de las montañas. ¿Su madre ha estado allí antes? ¿Ella tiene lazos con Rumania o cualquiera de los países de allí?
Riley negó con la cabeza firmemente. — Hemos viajado a Europa una vez, pero en ninguna parte cerca de las montañas de los Cárpatos. Hemos permanecido, sobre todo, en América del Sur. Mamá ha venido aquí muchas veces. La mayoría de las mujeres de mi familia han nacido aquí, mi madre incluida. Somos descendientes del Pueblo Nube, así como los Incas, así que mi familia siempre ha tenido un gran interés en esta parte del mundo. Mi madre se crio aquí y sólo fue a los Estados Unidos cuando conoció y se casó con mi padre. Él era de ahí.
— ¿Eres adoptada? — preguntó Jubal. — No te pareces en nada a tu madre.
Riley apretó los labios. Había oído eso toda su vida. Era alta y curvilínea con la piel translúcida y unos grandes ojos ovalados muy diferentes. Tenía el pelo tan recto como una tabla y tan negro como la noche. Su madre era delgada, de mediana estatura, con una maravillosa piel oliva y el pelo rizado.
— No soy adoptada. Me veo como una de mis tátara-tátara-abuela. Era más alta con el pelo oscuro, al menos si los dibujos de ella se pueden creer. Mamá me los mostró una vez cuando yo estaba molesta porque era mucho más alta que todos en la escuela.
Ella estaba hablando demasiado rápido, demasiado, lo que a veces hacía cuando estaba molesta. Estaban haciendo muchas preguntas personales. ¿Qué importaba si ella no se parecía a su madre? ¿Por qué estaban tan interesados? Ella sólo quería agarrar a su madre e irse de allí. Si no fuera por el hecho de que el propio bosque parecía decidido a atacarlos, ella podría haber hecho justamente eso. Su madre tenía un increíble sentido de la orientación de la montaña. Dos veces cuando habían hecho el viaje y los guías se habían perdido, había sido su madre quien había encontrado el camino.
Pero ahora, con Annabel enferma y los ataques cada vez más violentos, Riley no se atrevía a separarse del grupo. Jubal y Gary ofrecían un nivel de protección que no podía permitirse el lujo de descartar.
— Gracias a los dos por su ayuda. Tengo conseguir dormir esta noche. No sé por qué el bosque ha quedado en silencio, pero no siento ninguna amenaza inmediata. No quiero que mi madre sepa sobre esto ahora. Quiero decirle que yo misma y ver si tiene alguna idea de por qué estos ataques contra ella están pasando.
Necesitaba tiempo a solas con su madre, lo que era casi imposible rodeados como estaban por los diversos viajeros. Los guías y porteadores los miraban con recelo ahora, y hacían aún más difícil la privacidad.
— Ve y duerme, — dijo Gary. — Vamos a mantener un ojo en las cosas.


[1] N de T: Manta Blanca En Español en el original.

Aclaracion-Disclaimer

La Saga Serie Oscura, es propiedad de la talentosa Christine Feehan.
Este espacio esta creado con el único fin de hacer llegar los primeros capítulos de estas magnificas obras a todos ustedes que visitan el blog. Lamentablemente, en latinoamericano muchos de estos maravillosos ejemplares, no estan al alcance de todos.
Si tienes la posibilidad de conseguir estas historias en tu pais, apoya el trabajo de Christine y compra sus libros. Es la unica manera de que se continue con la publicacion de los mismos.
Gracias por su visita
Mary